Educación emocional en el deporte

Realizado por: Luciana Blix

Cada vez son más los autores que exponen y defienden la necesidad de un trabajo de reconocimiento de las propias emociones y la de los otros como mecanismo fundamental para enseñar los niños a crecer como personas psicológicamente sanas y adaptadas a su entorno social.

Algunos modelos teóricos como los planteados por Howard Gadner en su modelo de inteligencias múltiples, asume que la Inteligencia no es algo unitario o a la que podamos dar un único valor general, sino que debemos entenderla como un complejo de varios factores susceptibles de ser analizados independientemente.

Según este modelo, el que un alumno tenga unos brillantes resultados académicos no es condición suficiente para asegurar de que dicha persona pueda desenvolverse en la vida eficazmente a otros niveles (profesional, social, sentimental, familiar, etc.).

Gadner describe 9 tipos de inteligencia diferentes pero, a diferencia de otros modelos que intentan evaluarla, el autor describe 2 tipos de marcado perfil emocional: La Inteligencia Intrapersonal y la Inteligencia Interpersonal.

• Inteligencia intrapersonal: permite entenderse a uno mismo, detectar las propias emociones y gestionarlas.

• Inteligencia interpersonal: es la que tiene que ver con la capacidad de entender a otras personas y trabajar con ellas, es decir, con lo que denominamos empatía.

Gadner intuye que en la construcción de la Inteligencia Humana, la capacidad de regular las propias emociones y sentimientos y la comprensión de la de los otros constituyen también unos parámetros esenciales.

¿Qué son las emociones?                 

La Inteligencia Emocional es la capacidad de entender, tomar conciencia y manejar nuestras emociones y las de terceras personas.

Pero ¿Qué son las emociones realmente?

La emoción es un sentimiento subjetivo privado, pero también la expresión o manifestación de respuestas somáticas y autónomas específicas (el corazón late más deprisa, las palmas sudan, aparece la risa o el llanto, etc.). Igualmente pueden considerarse un conjunto de acciones para defenderse o preparar el ataque ante posibles amenazas y, por tanto, con un alto valor adaptativo como apuntó en su momento Charles Darwin. Este mismo autor describió las 4 emociones primarias que consideraba que eran innatas al ser humano ya que se daban en todas las culturas e incluso en personas ciegas y que, por tanto, no habían podido ser aprendidas.

El término Inteligencia Emocional fue utilizado por primera vez en 1990 por Peter Salovey y John Mayer, quienes la definen como: «la capacidad de controlar y regular las emociones de uno mismo para resolver los problemas de manera pacífica, obteniendo un bienestar para sí mismo y para los demás».

Posteriormente, Daniel Goleman describió, basándose en sus propios estudios, la Inteligencia Emocional como un importante factor de éxito afirmando que básicamente consiste en la capacidad para conocer, controlar e inducir emociones y estados de ánimo, tanto en uno mismo como en los demás.

Ya hemos comentado que la Inteligencia Emocional tiene como sustento al carácter multifactorial de las inteligencias de Gadner y en ella se analizan dos inteligencias que tienen mucho que ver con la relación social: La Inteligencia Intrapersonal y la Inteligencia Interpersonal.

Estrategias para trabajar con nuestras emociones

La caja de las emociones

Una de las formas con las que podemos trabajar las emociones en clase es mediante la denominada caja de emociones. Su funcionamiento es simple aunque podemos adaptar su funcionamiento a las características o necesidades en este caso del equipo o del deportista. Previo a la implantación de la caja es aconsejable un trabajo con el deportista acerca de las características de cada una de las emociones. Así podemos explicar las características de la vergüenza, la timidez, la rabia, etc. Esto es más necesario en grupo. Una vez familiarizados con las emociones básicas podemos empezar a utilizar la caja.

Para poner en marcha este sistema debemos preparar una caja con todo el equipo. En ella se escribe el nombre de las diferentes emociones o ya sea con un dibujo.

Esta caja debe estar situada en un lugar visible del aula o del espacio en donde se lleve a cabo y ser accesible a todo el grupo. Igualmente se dispondrá de papel en forma de pequeñas notas para que todos puedan escribir en ellos sus mensajes.

La caja emocional es un instrumento va a ayudar a conseguir que cada integrante del grupo aprenda a comunicarse emocionalmente. A partir de estas comunicaciones individuales se puede profundizar en el conocimiento de las diferentes emociones (alegría, tristeza, desesperanza, rencor, etc.). El objetivo es conseguir una mayor Inteligencia emocional y enseñar nuevas formas de afrontamiento de conflictos y canalización adecuada de los sentimientos que la acompañan. Con ello también estamos efectuando un trabajo preventivo respecto a posibles nuevos conflictos.

Veamos el funcionamiento tipo:

1º- Se debe explicar a los alumnos que la caja de emociones está para recibir sus mensajes ya que pueden utilizarla para expresar diferentes emociones o sentimientos respecto a situaciones que se puedan producir en los entrenamientos, partidos y en la práctica diaria.

2º- Evidentemente no debemos obligar a ningún individuo a que exprese sus sentimientos pero sí a incentivarlo a que lo haga en determinadas circunstancias y para ello lo mejor es que el que realice el ejercicio tome la iniciativa.

3º- Cada integrante del grupo puede comunicar emociones negativas (miedo, tristeza, nervios, pérdida del control, etc.) o positivas (felicidad, alegría, etc.). Para ello debe coger el papel dispuesto a tal efecto y escribir de forma breve la situación concreta y el estado de ánimo que le ha provocado. Una vez escrita deberá introducirla en la caja. Por ejemplo, “Esta tarde en el entrenamiento no he podido controlar mis nervios y he insultado a mi compañero. Me siento mal…” Estas notas pueden ser leídas por los propios autores o, en algunos casos, pueden leerlos los entrenadores y guardar el anonimato del integrante si este así lo desea.

4º- A partir de la lectura de estas notas, los entrenadores y psicólogos pueden iniciar un coloquio acerca de las diferentes emociones que se han expresado y los integrantes pueden aportar sus propias vivencias en situaciones semejantes que ellos hayan vivido.

Ventajas de su utilización en el Fútbol:

1Regularizar un espacio de comunicación emocional en un equipo de futbol o en la comunidad deportiva.
2Aumentar la seguridad emocional y autoestima de los jugadores al sentirse escuchados y acompañados.
3Mejorar la vinculación afectiva como grupo. Fomentar estrategias alternativas ante nuevos conflictos.
4Conseguir reducir el riesgo de conflicto por malentendidos o falta de diálogo.
5Facilitar un mejor ambiente emocional que puede también ayudar al entrenador a estar más motivado.
6Saber identificar las emociones y autocontrolarlas.
error: Content is protected !!