José Mourinho: «The Special One»

Reseña realizada por: Isbelia Fernández

En un mundo tan apasionante como lo es el futbolístico, existen personajes que, dejan su huella y escriben su nombre para toda la vida. Esos que resaltan, y sobresalen a través de los años. El personaje principal de esta historia, es considerado como uno de los mejores entrenadores de la historia del fútbol, por su éxito, visión, y carácter a través del funcionamiento en una cancha. Se trata de José Mourinho, quien vive el fútbol en su máxima expresión. El portugués cuenta con una historia sumamente curiosa a profundidad en la cual desarrolló desde muy pequeño su pasión por el funcionamiento futbolístico.

Un 26 de enero de 1963, nacía en Setúbal, Portugal. José, creció rodeado del balón, canchas, e institutos futbolísticos. Su padre Félix Mourinho, era conocido por desempeñarse como guardameta en su país, quien posteriormente se convertiría en director técnico, asimismo, su abuelo, quien era presidente del club de fútbol Vitória de Setúbal. Era evidente que, se contagiaría de la pasión y amor por el fútbol, desde muy chico le inculcaron en su educación los valores de este mundo de maravillas, despertando su interés de correr por toda una cancha con un balón en los pies.

Desde los quince años de edad Mourinho tenía claro que su destino sería en un campo, aunque no desde una función deportiva. La visión, el manejo, y la organización de jugadores en el terreno, se convirtieron en su mayor interés. Su padre, le permitió instruirse en entrenamientos del Belenenses, el club que dirigía, realizando informes y expediente sobre los juegos concretados. Comenzó a captar las debilidades de contrincantes, entiendo la complejidad del fútbol, aprendió a profundidad movimientos técnicos del equipo de su padre, el cual se convirtió en su inspiración más grande.

“Él siempre estaba conmigo de una manera para los partidos de fin de semana. Comenzaba a administrar los chicos de pelota, y se ubicaba detrás de nuestro banco. Daba instrucciones a los jugadores, corriendo al otro lado del campo para contarles. Entonces comenzó muy temprano a lidiar con tácticas y sistemas de juego…”, comentaba Félix Mourinho, sobre la experiencia de tener a su hijo en cada encuentro, admirando como desarrollaba su misma pasión. La labor de un padre, siempre será ese espejo para los hijos, y en este caso sin duda, José se visualizó como su padre a futuro.

Sabía que debía profesionalizarse en su próxima labor de vida, y es por esto que comenzó a cursar en una Universidad Técnica en  Lisboa conocida como el ISEF (Instituto Superior de Educação Física), para educarse en Educación Física, sería su primer lugar de estudio. Aunque, antes de afianzar esta decisión, su madre lo inscribió en una escuela de Administración y Negocios, sin embargo, el portugués desistió en su totalidad, y se dedicó a lo que verdaderamente le apasionaba. Posteriormente, se especializó en Metodología en Deportes, lo que ayudó a convertir todo lo estudiado en sus capacidades de hoy en día.

Mourinho al culminar sus estudios, probó como jugador de fútbol en diferentes equipos modestos, previo a ser director técnico. Sorprendentemente se desempeñó en la Segunda División portuguesa, la cual es un buen empuje para jugadores jóvenes. Se vistió de los colores del Río AveOs BelenensesSesimbra Comercio e Industria, aunque con una jubilación temprana. Mou, tuvo claro que, no contaba con las habilidades y el perfil futbolístico que se requiere para triunfar en lo más alto del fútbol, el mismo lo reconocía, “Soy una persona inteligente. Yo sabía que no iba a ir más arriba, la segunda división era mi nivel”, comentaba José. Al final decidió dedicarse en lo que verdaderamente podía conseguir el éxito con su brillantez, y capacidades, Dirección Técnica.

Realizó el curso de la UEFA para especializarse como Director Técnico de fútbol en Escocia. Comenzaba una aventura, a pesar de no cumplir con uno de sus legados familiares como jugador, colocaría el apellido Mourinho, en lo más alto, y así fue. Una de sus primeras labores más impactantes fue en el FCBarcelona, donde se le asignó el cargo de liderar al equipo de la cantera, el Barcelona B, posteriormente adquiriendo experiencia en un banquillo del equipo absoluto, como asistente del entrenador Louis van Gaal, entrenando a jugadores extraordinarios como Figo, Ronaldo, Guardiola, y Luis Enrique. Lo demás es historia…

Mourinho, se ha convertido en uno de los entrenadores más prestigiosos del mundo futbolístico, para muchos es un personaje único, admirable y a la vez detestable. Mourinho ha sido protagonista, tanto de triunfos espléndidos, como de polémicas pesadas por declaraciones y acciones resaltantes. Sin embargo, nadie puede desacreditar su excelencia, y triunfos conseguidos. Ha alcanzado el éxito con múltiples conjuntos, tanto en su país nativo con el Oporto, obteniendo la ilustre Champions League adueñándose de Europa, hasta títulos nacionales como la Primeira Liga, seis títulos en dos años, alcanzó Mou en sus instancias portuguesas. Dejando su huella de la misma manera, en Inglaterra, España e Italia, consiguiendo nuevamente ´La Orejona´ con el Inter de Milán y una Europa League, con el Manchester United. En España con el Real Madrid, consiguió La Liga de los 100 puntos, un Record alcanzado por primera vez en la historia de la competición española.

Mourinho, ha sido cuestionado a lo largo de su trayectoria por no haber vivido con un balón en los pies, proyectándose por toda una cancha desde pequeño, y anotando goles. Vivimos con el supuesto estereotipo que, un entrenador de fútbol debe vivir la experiencia dentro de un campo, cuando verdaderamente no es así, y esta historia es el mayor ejemplo, José Mourinho alcanzó la gloria con sus habilidades intelectuales y comprensivas rodeadas de una sola pasión, entender el futbol de otra manera, comprendiendo el poder de este deporte es mágico, el cual despierta cada una de las emociones de sus amantes.  

error: Content is protected !!