La influencia del deporte en la educación

Realizado por: Luciana Blix

Díaz Eyzaguirre, C. (2001) menciona que la intervención psicológica en el ámbito de la actividad física y deporte está basada en la aplicación de estrategias que pretenden aumentar el bienestar y el rendimiento del deportista o de los protagonistas del deporte. La Psicología del deporte es un área de especialización de la psicología, que forma parte de las llamadas ciencias del deporte. Sus bases teóricas y sus aplicaciones prácticas están directamente relacionadas con aquellos países e instituciones deportivas, que mayores logros y éxitos han obtenido en materia de competencia deportiva. 

“El deporte es algo que existe; intrínseco a la naturaleza humana; que se manifiesta, que se ha manifestado siempre donde el hombre ha existido. El deporte es una realidad metafísica del hombre. Es decir, que dondequiera que se da el hombre se da el deporte y sólo en el hombre se puede éste concebir” (Cagigal,1957, p.57).

“El deporte forja cuerpos y mentes, promueve la salud pública e inculca valores importantes, como el trabajo de equipo, la justicia y la comunicación. También enseña la importancia de la interdependencia. Ya sea que jueguen en calles transitadas, en campamentos de refugiados abarrotados o en medio del caos de la guerra, los niños encuentran alegría en el deporte”. ( UNICEF ,2014  p. 16) 

Según el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF ,2014) la participación deportiva es parte importante del desarrollo. Es a la vez un derecho de todos los niños, niñas y adolescentes, y un fin en sí mismo. Mediante la participacion deportiva , desarrollan aptitudes y aspiraciones, además de ganar confianza. Pueden educar a sus pares acerca de los desafíos de la vida y los peligros de las conductas de alto riesgo. También pueden ayudar a otros como ellos a romper ciclos de violencia y discriminación. El deporte abre la puerta tanto al desarrollo como a la participación, estimulando aptitudes como el espíritu de equipo, la comunicación, la negociación y el liderazgo, y destacando a la vez la participación y la inclusión de todos los grupos en la sociedad, sin importar el género, la edad o la etnia. Además, brinda diversión a los participantes. “Deportes y Ciudadanía” es un proyecto respaldado por la UNICEF en el Salvador y Brasil, donde los adolescentes practiquen deportes pero también asistan a clases sobre VIH y el sida, participación ciudadana y no violencia.

Gracias a las actividades

deportivas, generan menos ausencias en las clases. Tal como menciona (González, 2011)  el deporte es una excusa, un medio y una herramienta privilegiada para transmitir a jóvenes una serie de valores y actitudes, en los cuales puedes incluir a la comunidad, con fin de que la intervención llegue más allá de la población específica a la que está dirigida.

La Red Mundial de Jóvenes (2003) realizó una investigación y una intervención con el deporte como herramienta con el objetivo de prevenir el consumo de drogas y evitar las consecuencias que esto conlleva. Mencionan  que: 

“ El deporte puede servir para despertar el interés de los jóvenes en contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de una comunidad y para adquirir la confianza para hacerlo. Al abordar el trabajo comunitario, comience a tratar temas de menor importancia que interesen a los jóvenes, en vez de partir de un plan preestablecido. Utilice un contrato social basado en el principio de que “Quien obtiene algo, ha de dar algo también”. El concepto de trabajo colectivo es muy útil para emprender el mejoramiento de la comunidad. El trabajo comunitario exige valores deportivos como el trabajo en equipo, la participación, la colaboración, la determinación, el deseo, la entrega y, desde luego, el trabajo intenso.” (La Red Mundial de Jóvenes 2003, p.41)

Según la red mundial de jóvenes (2003) el deporte puede brindar oportunidades de; jugar y divertirse,  competir, evitar el aburrimiento estructurando ocupar el tiempo libre, promover la vida social introduciendo normas a seguir cooperar con otros para lograr metas, poner a prueba los límites humanos, ponerse a prueba uno mismo, descubrir las propias limitaciones, hacer amigos y estrechar las relaciones con otras personas, conocer mejor el propio cuerpo, experimentar orgullo/sentimiento de éxito, fomentar la paz local/o internacional, mantenerse en forma (ganar o perder peso), mantener una buena salud mental, aprender a respetar a los otros, compartir una meta común con los otros, desarrollar lealtad, compromiso y perseverancia, fomentar valores culturales, reducir el estrés y desarrollar capacidad para hacer frente al estrés, mayor rendimiento en los estudios (concentracion, planeación, motivación) y finalmente mayores relaciones con la familia.

El intervenir con deporte le da a la comunidad un área fuera de conflicto, donde pueden desarrollar valores y actitudes que no han sido capaces de aprender en su contexto socio-cultural. Igualmente los hace promotores del cambio ya que ellos mismos van generando normas y reglas que modelan a diferentes personas dentro de la misma comunidad y desarrollan capacidad de trabajar para encontrar un gratificador que no sea instantáneo. Esto significa que trabajan para conseguir una meta a largo plazo. Desarrollar capacidad de trabajar en equipo y valores que se implementan con el mismo. Haudenhuyse P. et.al  (2011) recalcan que el hecho de que los jóvenes de poblaciones vulnerables tengan acceso el deporte implica el insertarlos en un contexto saludable donde no sólo es oportunidad deportiva y de salud física, sino que también es una oportunidad educativa.

La Red mundial de jóvenes, (2003) plantea que las condiciones para que una intervención deportiva se lleve a cabo deben ser correctas y lo son cuando los valores principales son los de la honradez deportiva que está relacionada con el respeto. El respeto a los colegas y entrenadores es una norma que se genera como complicidad con el equipo. Prepararse adecuadamente para la competición, hacer el máximo esfuerzo, alentar a los demás compañeros de equipo y apoyar sus esfuerzos sean o no  satisfactorios es parte del respeto hacia los demás, ya que se internaliza el valor del equipo. Después está el respeto al adversario evitando lenguaje grosero, discusiones y  violencia ya que hay que reconocer el esfuerzo de los demás. Respeto a mi mismo preparándose para enfrentarse de un modo saludable,  defender los derechos y dignidad del adversario, compañeros del equipo y a mi mismo lo que conlleva el respeto al juego, que significa participar en el juego de modo que sea divertido y le permita dar el máximo rendimiento respetando a los cargos oficiales y el papel que desempeñan. Por último, respetar las normas y no darle demasiada importancia a el triunfo “es parte del deporte, sin embargo, darle demasiada importancia al triunfo puede tener consecuencias negativas como eliminar la diversión del juego, aumentar el estrés en vez de disminuirlo, puede convertir el deporte en poco atractivo, y puede hacer atractivas las drogas que aumenten el rendimiento.” Haudenhuyse P. et.al (2011) aseguran que los jóvenes internalizan estas normas y reglas de respeto ya que encuentran seguridad tanto en el entrenador como en el equipo.   Tambien mencionan que el fútbol puede ser efectivo para desarrollar aptitudes sociales como la comunicación, la gestión de conflictos y de trabajo eficaz con los demás para llegar a un objetivo en común. Habilidades como planeación, perseverancia, y gratificación visión de metas a largo plazo.

Según Silvia P. (2015),  con la intervención psicológica en el ámbito del deporte, se puede evitar; trastornos de alimentación, abuso de sustancias, trastornos de personalidad, depresión grave o angustia y psicopatologías. Estas intervenciones pueden aportar; fijar objetivos, motivación, fijar metas, comunicación, mejorar la concentración, preparación mental, aumentar habilidades, enseñar nuevas técnicas, ayudar a cambiar algunas técnicas, resolver problemas, trabajar en equipo y  generar cohesión grupal. 

La investigación clínica y de desarrollo ha identificado una serie de factores que ponen a los jóvenes en riesgo de comportamiento violento (Tolan et al 1995). La mayoría de los factores se centran en la juventud individual o la familia del joven. Factores individuales incluyen componentes cognitivos sociales, tales como actitudes y creencias favorables a la agresión, habilidades de resolución de problemas pobres y patrones de comportamiento disruptivo durante los primeros años ( Guerra & Slaby 1990, Tremblay et al 1995).Los factores de riesgo en el nivel familiar se han enfocado principalmente en las características de los padres como la ineficacia de los padres en la conducta de los hijos ( Tremblay et al 1995), falta de supervisión adecuada, déficit en  habilidades y comportamiento violento en el hogar. Y el papel de la pobreza en las tasas de numerosos problemas de salud hace que la revitalización de la comunidad en general sea una meta de muchos educadores de salud y especialistas en salud (Eisen 1994).

error: Content is protected !!