Marcello Lippi, el adiós de un campeón del mundo

El histórico entrenador italiano anunció la semana pasada su retiro definitivo de los banquillos, así que hoy repasamos y analizamos su gran y longeva carrera.
Empieza su carrera como entrenador en 1982, en el equipo juvenil de la Sampdoria, club en donde estuvo la gran mayoría de su carrera como jugador. Posteriormente en 1985 pasaría a dirigir a su primer equipo profesional, el US Pontedera en la categoría Serie C2, en el que permanecería solo una temporada para luego fichar por el AC Siena de Serie C.

Siena, Pistoese, Carrarese, Cesena, Lucchese y Atalanta fueron los equipos por los que pasó Marcello en su primera década en el fútbol italiano, una época inconstante, donde resaltaron varios fracasos y hasta tres despidos consecutivos.
Sería en 1989 cuando el estratega italiano llegaría a un equipo de renombre en esa década, Lippi firmaba con el Napoli, que afrontaba su segunda temporada tras la salida de su máximo ídolo, Diego Armando Maradona.

Con un equipo muy joven y de poca experiencia, Marcello logro un fútbol basado en una gran solidez defensiva, reduciendo en 15 goles la cantidad de tantos encajados el año anterior, llevándolos al sexto puesto en la Serie A y con ello clasificándolos a la Copa de la UEFA. Sería esta la primera vez que coincidiría con el en ese entonces joven zaguero Fabio Cannavaro.

Luego de esa exitosa temporada Lippi llega a una Juventus que vendría de quedarse a las puertas del título liguero en la temporada anterior.
Tras una complicada situación económica que llevó a varias cesiones, la Juventus no partía como favorita para hacerse con el campeonato doméstico. Sin embargo, en esa plantilla se encontraban nombres de talla mundial como Angelo Peruzzi, Roberto Baggio, Fabrizio Ravanelli, Antonio Conte, Gianluca Vialli, Didier Dechamps y un joven y prometedor Alessandro Del Piero.

Siendo el segundo equipo más goleador de la temporada, con 10 puntos de ventaja, la Juventus se coronaría campeona de la Serie A en el año de debut de Marcello Lippi, el estratega nacido en Viareggio obtendría su primer gran título después de muchos años de espera. Ese año se terminarían de consagrar como lideres del futbol italiano derrotando en la final de la Copa Italia al Parma de Nevio Scala.

La siguiente temporada sería la consagración de Marcello como entrenador de élite, ganando la Liga de Campeones en Roma, frente al Ajax en la tanda de penales.

Lippi ganaría las siguientes dos ligas de forma consecutiva y tras malos resultados la siguiente temporada, dimitiría. Marcello deja a la Vecchia Signora después de conseguir 3 ligas, una Copa Italia, 2 Supercopas y una Liga de Campeones.
Tras 5 exitosos años, llegaba una nueva etapa para Marcello, esta vez en el Inter de Milan. Estaría solo una temporada al mando de los nerazzurri, donde coincidiría nuevamente con Roberto Baggio y Angelo Peruzzi. Esta temporada el 3 veces campeón de Serie A no lograría el objetivo liguero, terminando en la cuarta posición, al finalizar la temporada saldría del club y tomaría un año sabático para luego volver a la Juventus. En su vuelta a la Juve seguiría cosechando títulos y logros, en 3 temporadas conseguía 2 títulos ligueros y 2 supercopas.

Marcello Lippi era contratado en 2004 como seleccionador de la selección Italiana, para iniciar un proceso de preparación para la cita mundialista en 2006.
Buffon, Grosso, Cannavaro, Materazzi, Zambrotta, Gattuso, Pirlo, Perrotta,
Camoranesi, Totti y Toni. Fue el XI que mas partidos disputó en esa cita
mundialista, las principales herramientas para que Lippi llevara a Italia a ganar un mundial tras 24 años. Recibiendo solo dos goles en todo el torneo y siendo la mejor defensa, Italia se coronaba tetracampeona del mundo frente a la Francia de Zidane en un partido que se definió desde los 12 pasos. Lippi dimitiría del cargo para retirarse temporalmente del fútbol, consiguiendo ese año el premio a mejor entrenador del año por primera vez como seleccionador nacional.

Tras 4 años y una repentina salida de Roberto Donadoni, Lippi atendería a la emergencia de la campeona defensora para la cita mundialista de Sudáfrica 2010, obteniendo un resultado muy distinto al de la edición anterior, el mundial de Italia sería un fracaso, quedándose en la fase de grupos tras caer en la ultima echa ante la debutante Eslovaquia. Lippi volvería abandonar el cargo al terminar ese mundial para cederle el puesto a Cesare Prandelli.
Después de lo acontecido en Sudáfrica, el campeón del mundo decidiría retirarse de la élite del fútbol para irse a entrenar al fútbol asiático.
Marcello entrena de 2012 a 2014 en el Guangzhou de la liga China, donde consigue dos ligas, una copa, una supercopa y una Liga de Campeones de la AFC.

Luego de dos años sabáticos, Lippi aceptaría una oferta para volver a ser
seleccionador nacional, esta vez de la selección china, donde estuvo desde 2016 hasta 2019, este sería su ultimo cargo como entrenador.
El histórico entrenador italiano cuenta con tres premios a mejor entrenador del año y tres más como mejor entrenador de la Serie A.

“Somos campeones del mundo, no nos interesa el fútbol de toque.” -Marcello Lippi.

Gran trabajo realizado por Andrés Di Bonaventura, síguelo en sus RRSS y conoce más sobre él.

error: Content is protected !!