Rigoberto Esparza: Entrenador de fútbol [Entrevista]

Entrevista realizada por: Isbelia Fernández

A través de PEDF SHOP, tuvimos el honor de conversar con un profesional de fútbol femenino mexicano, Rigoberto Esparza, director técnico del Atlético de San Luis, equipo filial del Atlético de Madrid, España.

Rigoberto, es ex jugador de fútbol en su país México, quien jugó en La Liga de Apertura y Expansión durante varios años. Hoy en día se encuentra dirigiendo al club Atlético San Luis Femenil, luego de tener la experiencia en categorías inferiores masculinas del club.

Míster, ¿Cómo influye la visión futbolística desde una faceta de jugador a futuro entrenador?

Lo que te deja como jugador es el tema de las sensaciones. Yo tuve las experiencias de todo tipo; cuando me tocó un entrenador con el que jugaba siempre, otro con el que jugaba poco, a veces me encontraba con problemas en el vestidor, o cuando un vestidor era totalmente sano. Obviamente, en temas de cancha el fútbol evoluciona, día tras día. Te sigues capacitando, va evolucionando, ves cosas nuevas. Entonces en temas de cancha, es muy poco lo que puedes aplicar (desde la vivencia como jugador), en temas de sensaciones, relaciones, sentimientos, es decir, lo que el jugador/a, pueda sentir la primera vez que pisa un estadio, o cuando sube de una categoría, obvio que ayuda, en un manejo de grupo, en que el jugador se sienta más tranquilo. También me ayudo en ver, diferentes estilos, diferentes maneras de todos los entrenadores. Me identifique más con uno, me ayudo más una manera que otra, y te ayuda a ir definiendo tu propio estilo percibiendo cosas de otros entrenadore

¿Cómo surgió su idea de profesionalizarse en dirección técnica?

Es una anécdota muy curiosa, me retiro del fútbol y a los meses de retirado, un compañero me invita a trabajar en un colegio entrenando a niños de la secundaria. Yo emocionado, sin tener el conocimiento, llego y empiezo a entrenar empíricamente con mi experiencia como jugador. Comencé a investigar por mi cuenta. Me nació la intención, investigué acerca la escuela de directores técnicos, comencé a estudiar y fuimos campeones con la primera escuela de niños. Así inicio, después tuve acercamiento con equipos más profesionales, pero todo inició en un colegio.

¿Cómo juegan los equipos de Rigoberto Esparza? ¿Con cuál modelo de juego te identificas?

Primero que todo te adaptas a los jugadores que tienes. En este caso  me encuentro en el Atlético de San Luis, y ellos cuentan con un estilo de juego más definido. Aun así, como entrenador siempre me ha gustado el tema de tener el balón, tratar siempre de ganar los partidos, independientemente de si el rival es superior o no en ciertas condiciones.

Lo que le platico a mis equipos, yo ningún día salí a la cancha a perder; perdí muchas veces pero siempre salía a buscar ganar y a tener el balón. Cuando no había formación, tu corrías detrás del balón, querías tenerla el más rato posible, entre más la tuvieras eras más feliz y tenías más posibilidades de patear a gol. Hoy en día eso se va perdiendo un poco por la presión de resultados.

Independientemente de los jugadores, tratamos de tener ese estilo. Ser un equipo que siempre busque recuperar el balón lo antes posible, hacer daño con la misma y no tener por tenerla. Es la esencia y lo primordial. Todo se basa en la dependencia de los jugadores que tienes y los modelos que te pide cierta institución.

En la Liga femenina, somos muy competitivos. Nos alabaron y las niñas las valoraron mucho por su lucha, pelea y siempre incomodar al rival, así fuesen equipos poderosos. Hoy en día adaptamos en el club un 4-3-3, gente en medio campo, apoyándote en defensa y pisando el área, para mí con este sistema tienes mejor repartido el terreno de juego, provocando que los jugadores sean menos fijos.

¿Has pensado en cambiar el modelo de juego en favor a resultados o mantienen su postura/idea?

 Seguimos firmes con la idea, tratamos es de potencializarla. Por ejemplo, este torneo en el equipo femenino, fue muy curioso, porque a pesar de que obtuvimos diferentes resultados que no fueron  tan positivos, el equipo venia en crecimiento, entonces te das cuenta que entiende un sistema propio, asimismo, su función efectiva. Es cuestión de tiempo. Me ha pasado en otros equipos que, el sistema no encaja con las condiciones de los jugadores, no se sienten cómodos, no hay avance ni crecimiento, y ahí es cuando no te puedes cansar con un sistema de juego. El fútbol siendo tan rico, tienes mil posibilidades y formas de jugar, ganar, y competir. Regularmente tratamos de tener continuidad en proyectos, alineaciones y estilos. Si vemos que hay avance, lo potencializamos pero no hacemos un cambio drástico. No lo veo lógico.

A la hora de encontrarse con una racha negativa en resultados, ¿Cómo trabajan la mentalidad del plantel de cara al resto de partidos? ¿Cuál es el mensaje clave?

Siempre tratamos de ser realistas en todos los aspectos desde el inicio de torneos, soy muy claro, jamás vamos a engañar u ocultar lo que no está bien, menos a agrandar lo que nos está resultando. De repente en las derrotas, es eso… No soy  esa clase de entrenador que regaña o echa la culpa al jugador. No he conocido un jugador que se quiere equivocar o perder, siempre buscan dar lo mejor.

Les digo, tienen dos opciones, si me aseguras que nos ponemos a llorar dos, tres días, no entrenamos y listo que nos den los tres puntos, o la otra opción sería aprender de esa derrota, volver más fuertes, darnos cuenta de lo que faltó, y empezar a trabajar para mejorar.

Es complicando, cuando vienen dos o tres resultados que no son favorables, siendo difícil manejar un mismo discurso, aunque la ventaja acá es la manera en como me nace desde la vivencia un discurso. Nos pasó en este torneo, hubo una racha de cuatro derrotas, pero el equipo seguía creciendo y demostrando cosas, siendo realista con mis palabras. Buscando siempre el lado positivo a las derrotas

¿Cómo afectó la pandemia en la preparación previa al torneo de «Liguilla»?

Tratamos de que nos afectara lo menos posible, aun así, si afectó ya que era el primer torneo que tomaba al equipo femenino. No conocía al plantel, no contaba de minutos con ellas, se tornó compleja la pretemporada, ya que no pudimos hacer partidos amistosos; mi primer partido amistoso fue la jornada número uno del torneo, afortunadamente ganamos en un encuentro regular.

Yo comencé verdadera a conocer al equipo en la jornada seis. El modelo de juego de igual manera, teníamos planeado algo que en los entrenamientos salía y tuvimos que ir adaptándonos en la marcha de los partidos. Fue complicado pero lo solventamos de una buena manera. Acá (San Luis), se dice que fue un torneo histórico, ya que nunca se habían conseguido tantos puntos.

¿Cómo surgió la oportunidad de trabajar con el ´Atlético San Luis´? ¿Qué lo impulsó a aceptar dicha propuesta?

Empecé a trabajar en el Atlético San Luis para la categoría Sub-15 varonil, afortunadamente nos fue muy bien y a medio torneo nos ascienden al Sub-17, nos fue excelente de la misma manera en resultados y proyección de jugadores. Acá (México), no muchos entrenadores quisieran tomar al fútbol femenino, por desconocerlo, si te soy honesto a mí también me pasó…

En un comienzo, yo decía no sé, tu solamente ves los juegos pero no lo que verdaderamente quisieras ver del deporte.

Yo ya había entrenadores a mujeres a nivel amateur, con la experiencia el club nos propone antes de que existiera la Liga femenil de primera división. Lo tomé como un reto. Siempre veía el futbol femenino, yo decía “Quiero que crezca, pero tampoco hago nada desde lejos y dije voy a probar”. Tenía yo esos paradigmas de “no se entrena igual, probablemente no se hace lo mismo” y cuando me junté con mi cuerpo técnico les comenté que llegaríamos con la intención de mejorar y ver lo que podíamos lograr, sabiendo obvio el tema de las cosas que no podíamos cambiar por naturaleza. Nos funcionó, nos dimos cuenta que las niñas entienden perfectamente cualquier tarea táctica, se desenvuelven perfectamente en la cancha, aprenden muchísimo más rápido. Nos dimos cuenta que lo único que faltaba era proceso y tratar nosotros de acelerarlo. Fue lo que me enamoró del fútbol femenino. Las ganas que tienen de aprender y lo rápido que se puede crecer. Solo hace falta que las personas se comiencen a involucrar más, y lo comiencen a conocer. Yo por lo personal no lo conocía, ahora que lo conozco, estoy feliz y me quedaría el tiempo que fuera necesario en femenino. Me gustaría dirigir primera división varonil, sí, pero me di cuenta que es fútbol, independientemente del género es fútbol.

Sabemos que la mujer ha conseguido un auge en la industria deportiva, ¿Cómo se vive en México el futbol femenino? ¿Siente que falta un camino más para conseguir una mayor igualdad?

En México tiene muchísimas ganas de que el fútbol femenino crezca. Cuando me propusieron la oportunidad de trabajar con un equipo femenil, me animé y me gustó porque todos los que estamos involucrados en el fútbol debemos aportar algo de nosotros para que crezca el fútbol femenino.

En México, van apenas seis torneos en tres años y todos los que están dentro del fútbol femenil debemos cuidar del mismo para que se consolide la liga. La categoría tiene su propio encanto. Ahora que lo vivo, no lo compararía con el varonil. Al contrario, es algo totalmente distinto pero igual de apasionante y emotivo.

En cuestión de mujeres, tácticamente, no veo tanta diferencia cuando entreno con un hombre a con una mujer. Físicamente, los hombres son más fuertes, por naturaleza, es normal. La mayoría tienen una idea equivocada del femenino, creen que la mujer puede hacer menos y en realidad, no es así.

Vamos por un buen camino en México, la federación apoya bastante lo cual es una ventaja, algunos clubes ya están convencidos de la importancia del fútbol femenil, no solo en México sino a nivel mundial. Cada vez va creciendo más, ya se ve la presencia de diferentes categorías en clubes, desde inferiores hasta profesionales en el fútbol femenino, donde adaptan conceptos desde pequeñas, potencializándose a futuro.

¿Cuáles son los rasgos característicos más resaltantes del fútbol femenino?

En cuanto a los entrenamientos, la mujer es mucho más dedicada, busca superarse, aprender y demostrar ese deseo de mejorar, algo muy natural en todas las jugadoras que he podido dirigir, sin importar si cuenta con una larga trayectoria o van comenzando en este mundo futbolístico. Son las más interesadas en sentir esa igualdad, y ese deseo se nota en la disciplina. Una diferencia del fútbol femenino en México es que la mayoría aun no puede vivir del fútbol, entonces cuentan con una licenciatura. Como entrenador es mucho más fácil porque la mujer torna a ser más educada, y te puedes relacionar de una manera distinta. Además, otro de los rasgos que más resalto es que, como no se enfocan en unos intereses económicos de por medio, la mujer lo hace más por un ideal, por un mejor fútbol y por un cambio en condiciones, siendo partes de esta revolución.  Cuando no se vuelve algo personal sino de todos, te impulsa un poco más y se nota.

¿Sigues alguna otra liga femenino del exterior?

No sigo a detalle, pero veo algunos partidos de la Iberdrola, más los del Atlético de Madrid, ya que el Atlético de San Luis es filial del conjunto español. Así que, nuestra metodología y todo lo que realizamos viene directo desde España.

Tengo seis meses de lleno en el fútbol femenino. Las capacitaciones que tome y todas las ponencias que vi, fueron de entrenadores europeos, de la Iberdrola y selección española.

¿Te visualizas con una experiencia en el exterior con respecto al fútbol femenino?

Claro, me gustaría. Me gusta el tema de experimentar y aprender de cada experiencia, así como me gusta cambiar de formación y conocer cuál es mejor que otra. Si no experimentas, ni lo vives, difícilmente te puedes enriquecer. El tema de dirigir en el extranjero, desde el tema cultural me enriquece como persona, en el tema deportivo se vive diferente que en México, y no hay manera de aprenderlo mejor más que vivirlo.

No tendría problema, es un tema que me encantaría para seguir aprendiendo. Me emociona todo lo que sea fútbol, sea femenino, sea masculino, sea en México, China, Italia, Argentina, al final de cuentas no deja de ser fútbol y es lo que más me apasiona.

¿Cómo son los planes de Rigoberto en cinco años?

Yo me visualizo de dos maneras, dos vertientes que acabo de tomar, dirigiendo un equipo femenino en Europa, me gustaría, me encantaría la posibilidad o dirigir un equipo de primera división en México. Es algo por lo que entreno y trabajo todos los días para conseguir una oportunidad de esta magnitud.

Deja un comentario

error: Content is protected !!